logotipos

La primera fase de SCAPI, para mejorar la competitividad del tomate en rama, concluye en agosto

OnTech Innovation lidera el proyecto SCAPI, cuyo objetivo es el diseño y la construcción de un sensor agronómico complejo para agricultura de precisión en invernaderos. El clúster, al que pertenece Soltel, nació en 2013 y se ha convertido en la mayor organización empresarial de economía digital y el mayor clúster tecnológico de Andalucía, desarrolla varios proyectos para mejorar la productividad y la calidad de vida. Y uno de ellos es SCAPI, con un sistema de sensores que, a través de la monitorización no invasiva y con una precisión a nivel de planta individual y de fruto, ofrece información para la recogida óptima.

SCAPI suma a la sensorización de precisión de los invernaderos la inteligencia artificial para mejorar todos los procesos de decisión y optimizar el uso de los recursos, llevando a las explotaciones agrarias a un rendimiento óptimo de las mismas.

El proyecto es una iniciativa financiada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, como parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, con los fondos Next Generation EU de la Unión Europea, a través de las ayudas de apoyo a Agrupaciones Empresariales Innovadoras con objeto de mejorar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas. Del presupuesto global de esta primer fase que ejecuta , que asciende a 409.709 euros, están financiados 321.210 euros, una cantidad cercana al 80 por ciento.

Tras el diseño y la puesta en funcionamiento del sensor, se procederá posteriormente al montaje del prototipo en un invernadero de 400 metros cuadrados en el Centro Experimental Tecnova en Almería. El proyecto contempla la instalación de las estaciones climáticas y la estructura de desplazamiento inteligente en un punto óptimo del invernadero, así como la cámara de visión artificial para que pueda registrar de manera eficiente las imágenes de los frutos y con ello, obtener los resultados de maduración más adecuados.

Soltel se está encargando de la implementación del software que afecta a la adquisición de datos proveniente tanto de la cámara de visión artificial como los datos ambientales dentro del invernadero. Una vez realizada la instalación, se procederá a la comprobación de la correcta comunicación y activación de los dispositivos y su posterior representación analítica. Todas estas actuaciones se realizarán antes del inicio de la validación y toma de datos en el cultivo, con el objetivo de tener instalado adecuadamente el equipamiento necesario para hacer válido su uso, para ello el Centro Experimental Tecnova desarrollará una estructura metálica sobre el cultivo sobre la cual se deslizará la cámara para tomar muestras diarias de cada una de las plantas.

En esta primera fase está contemplado el desarrollo del sensor, denominado sensor asistido, para la recolección de la información y su tratamiento mediante inteligencia artificial, que se procesará como datos que se aportarán a agricultores y productores para la toma de decisiones Todo ello en explotaciones de invernadero dedicadas al cultivo de tomate en rama.

En una segunda fase, inicialmente prevista para 2023, se se ampliará el alcance de SCAPI porque los resultados obtenidos con el sensor asistido se deberán integrar con las herramientas de automatización de la explotación del invernadero, de manera que el control del riego, de la humedad y de la ventilación se hará directamente por parte del sistema.

SANDÍA Y MELÓN

Y finalmente, se contempla una tercera fase en la que se va a extrapolar la tecnología desarrollada en la fase 2 a través de un sensor autónomo que va a permitir su implementación en otros cultivos, como sandía y melón, de los que también ofrecerá información que permitirá identificar el momento óptimo de la recolección, así como su mayor momento de calidad para llevar la cosecha al mercado. Esta fase 3 del proyecto SCAPI cuenta con un presupuesto aproximado de 490.000 euros.

El proyecto suma los sensores IoT y basados en cámaras hiperespectrales, desarrollos de Inteligencia Artificial y Sistemas de Apoyo a la Decisión, para proporcionar una solución digital que permite conocer con un grado de precisión no conocido hasta ahora la evolución y calidad de sus cosechas.

Para Soltel es una satisfacción trabajar por mejorar la calidad de vida de los agricultores y su rentabilidad, factor este último clave para la supervivencia de muchas pequeñas y medianas empresas agrícolas. SCAPI permite incrementar la calidad del cultivo en invernadero, determinar el momento óptimo de maduración y monitorizar y estimar la producción gracias a la automatización de los invernaderos y los procesos de ventilación, riego y control de humedad de los mismos